ESTEVEZ EN EL LANGAR DE SUMITO

ESTEVEZ EN EL LANGAR DE SUMITO
ESTEVEZ EN EL LANGAR DE SUMITO (Foto de Tanya Millán)

viernes, agosto 31, 2007

LA ISLA Y EL JARDIN DE ESCULTURAS QUE SE AVECINA (II)

Como resultado del 1er. Simposio Internacional de Escultura de la Isla de Margarita 2.007 (SIEIM 2007) tendremos un inusitado Parque de Esculturas que esta ubicado en los bandejones centrales de la isla de la Av. Luisa Cáceres de Arismendi en el sector que va desde Pampatar hasta el Sector Matasiete (y viceversa) en el Estado Nueva Esparta. En este simposio han confluido diversas propuestas y tendencias de la escultura nacional e internacional, trayendo los creadores sus apreciaciones e ideas en proyectos escultóricos que representen en estas piezas las características esenciales de sus propuestas. Y es que un simposio pretende intercambiar ligera y cordialmente pareceres acerca de un tema; debatiendo, compartiendo y discutiendo formatos, técnicas, materiales, colores, acabados y dimensiones. La escultura no solo como objeto de arte contemplativo, encerrado y enmarcado sino trascendiendo a la escala de la ciudad, del paisaje, tomando espacios que a veces le han sido ajenos, aun cuando precisamente la escultura sea campo en expansión, sea parque, sea paisaje y sea memoria colectiva.
De allí que el gran compromiso de la intervención urbana para la exposición abierta y dinámica de las 22 piezas que se han proyectado en este SIEIM 2007 no sea la colocación de las obras y su posterior olvido y degradación. He allí uno de los mayores compromisos. Estas piezas representan tambien una seña exacta de lo que somos y pensamos en este momento. Una particular impronta de lo que deseamos y de cómo entendemos este mundo de hoy. Una intervención urbana con piezas escultóricas de gran tamaño, ajustadas en la mayoría de los casos a la escala urbana de su entorno, la intermediación de lo exhibido y su paisaje, la imbricación del arte en la búsqueda de la reconstrucción de las conexiones urbanas perdidas y el tejido inter-urbano interrumpido con el paso de la avenida hacen mucho mas atractiva y responsable la actitud de diseño y decisión de implantación de las esculturas en esta arteria vial. La temática, los materiales, las dimensiones, los acabados y los colores, el viento, el sol, la altura y sus compañeros de viaje. Son muchos los factores que inciden en su ubicación. Para buscar lo mas cercano posible en la museografia vial que nos ayude a acertar en la ubicación mas adecuada de las obras. Riesgo y criterios, pero por encima de todo el sentido lúdico de la aceptación de los habitantes y que nos reconforta a saber por las primeras impresiones.
A ello agregaremos el paisajismo de la isla central que por impersonal y poco alcanzable debe permitir el disfrute de todas y cada una de las piezas sin enfrentar la naturaleza, sin agredirla. Del mismo modo que el mobiliario urbano, las caminerías, el estacionamiento y el paso peatonal posibles puedan brindar al usuario y al peatón, al habitante y al turista la hermosa posibilidad de tocar lo que es suyo, lo que el arte urbano le agrega y lo que cada artista quiso decirle con su pieza.
Ya la intervención del paisaje, la alteración afortunada del horizonte y del no-lugar como lo es el lleno de la avenida, la isla como tal, es tambien hurgar con acierto en el desprevenido y acostumbrado usuario de la vía. Incluso en la del apresurado peatón que intenta cruzar la avenida con arrojo y no poca suerte para conectar transversalmente los pueblos y caseríos que fueron desarmados con el paso de esta autopista si verificamos las altas velocidades que se desarrollan en ella.
En todo esto juega un factor importante la conexión que logre la población residente del entorno inmediato con el parque. Un parque que al ser pensado como proyecto amigable tambien entregará a estos habitantes un nuevo espacio con el valor artístico y turístico que lo presupuesta, al mismo tiempo significa una dinamización económica y cultural, un inusual intercambio social y hasta una fuente alterna de actividades comerciales de gran importancia en zonas de cierta depresión. De allí se activa la cultura popular que comienza a darles nombres curiosos a estas obras (La Grua, le llaman a una), sobrenombres simpáticos a los artistas y hasta escuchamos decir a un lugareño de tener ahora “una casa que vale millones porque la tengo frente a un museo, mijo”. Esta es la esencia que no puede perder este importante museo vial Parque de Esculturas 1er. Simposio Internacional de Esculturas Isla de Margarita 2.007. Y es el compromiso que entendemos todos quienes trabajamos en este proyecto aprendiendo entre otras cosas que en la ciudad, como en la vida, que una y la misma cosa son, el arte tiene el rol de reconstruir el paisaje inmediato de sus habitantes. Ojala lo logremos…

No hay comentarios.: